¿Cómo funciona un libro Electrónico?

Entender como funciona un libro electrónico es importante si buscas publicar tus propios libros o si estás interesado en leer libros de la mejor manera y en forma electrónica. Hoy hablaremos de este este modelo de libros que han tomado la preferencia de los lectores.

Los libros electrónicos se iniciaron en su mayoría como manuales técnicos de productos, pero en la actualidad, el formato abarca la mayor parte de los formatos de publicación. Muchos autores rechazados por las editoriales tradicionales pueden auto-publicar sus obras en forma electrónica, debido a los bajos costos de producción. Grandes empresas editoriales también ofrecen libros electrónicos como una alternativa a las publicaciones impresas.

Hay libros electrónicos que utilizan un formato propietario, como los que están diseñados para la Tablet Kindle de Amazon. La otra alternativa es un formato abierto, como el PDF de Adobe, que es compatible con la mayoría de los lectores electrónicos.

Los libros electrónicos (e-book) son publicaciones digitales de contenido textual, de imágenes o de una mezcla de ambos. Un libro electrónico puede ser leído en un dispositivo propietario (un lector electrónico) o en una computadora, que utiliza un software especial.

¿Cuál es el significado de Libro Electrónico (E-Book)?

La abreviación de libro electrónico, es un libro publicado en formato digital. Esto permite el acceso inmediato a un libro por medio de su descarga a través de Internet. El libro se puede leer en la computadora, o en un lector digital (por ejemplo, el Kindle de Amazon), en un smartphone o en una tableta. Un eBook se puede publicar en distintos tipos de archivos, por exemplo, texto plano, PDF, Rich Text Format, como archivos de imagen, y otros.

De hecho, el 19 de julio de 2010, Amazon anunció que estaba comercializando más libros digitales que libros de tapa dura.

¿Cómo trabajan los lectores electrónicos?

Esta generación de lectores de libros electrónicos se ha estandarizado en torno a un tipo de pantalla diseñada y construida por la E Ink Corporation, una firma privada basada en la tecnología desarrollada en el MIT Media Lab a principios y mediados de la década de 2000. Lo que hace a la E Ink diferente de las tecnologías de pantalla anteriores, y perfecta para un libro electrónico, es su asombroso bajo consumo de energía y su alto contraste, en combinación con el hecho de que es una pantalla reflectante, en lugar de una transmisiva, por lo que es más agradable a la vista y al mismo tiempo utiliza menos energía.

El modo más fácil de comprender cómo funciona E Ink es pensar en una hoja plana cubierta de pelotas de ping-pong. Imagine que para cada pelota, hemos coloreado la mitad de la esfera de negro y la otra mitad de blanco. Ahora bien, para exhibir las objetos en la hoja, simplemente tenemos que girar las pelotas necesarias hacia el lado negro y dejar el resto en blanco. A partir de esta idea básica, reducimos su tamaño unos cuantos millones de veces (las «bolas» de una pantalla de E-Ink son aproximadamente la circunferencia de un cabello humano), haciendo que todo responda a las cargas eléctricas.

Con el desarrollo de la E-ink, se produjo un gran avance en el establecimiento de nuevos dispositivos para la lectura. Las nuevas pantallas consumían muy poca energía, por lo que los lectores podían ser delgados y portátiles, sin que se incluyera una gran batería en el diseño. Además, el contraste entre el texto y el fondo necesario para la lectura era lo suficientemente bueno como para que casi todo el mundo pudiera consumir el texto con comodidad. Por último, la pantalla toma corriente de la batería sólo cuando está cambiando de forma activa la pantalla. Al leer una página de texto en una pantalla de tinta electrónica, el dispositivo está, a todos los efectos, apagado. El dispositivo no consume energía de la pantalla hasta que usted pulse el botón Página siguiente, en cuyo momento redibujará la pantalla y cambiará todas las minúsculas esferas a su nueva configuración.

Lectores de DRM y E-readers

Adicionalmente al tipo de pantalla, todos los e-readers del mercado actual tienen algunas cosas en común. En primer lugar, todos leerán y mostrarán múltiples tipos de archivos, aunque cada uno de ellos tiene su propio tipo de archivo «protegido» que se entrega en la librería de una determinada empresa. Sin embargo, si compra en la tienda de Amazon.com un libro para su Kindle, el archivo que se le entrega es un archivo en formato de Amazon (.amz) que no es legible por ningún otro dispositivo que no esté bendecido por Amazon.

Esto nos lleva a un punto importante a recordar sobre estos e-readers: la gestión de derechos digitales (DRM) está siendo utilizada por cada fabricante de e-readers para intentar evitar la falsificación de los libros en cuestión. Se trata de un objetivo razonable, dada la prolífica piratería que la transición digital ha provocado en otros medios (música y vídeo). Por otro lado, ocasiona un conjunto de problemas a los usuarios de los e-readers. El mayor de ellos es bastante simple de ver: el uso de DRM en los libros que se venden significa que sólo los dispositivos autorizados pueden acceder a dichos libros.

Los DRM son como una especie de cerradura y llave para los contenidos digitales. Los soportes están bloqueados y hay que tener la llave para acceder a ellos. Al vender un libro electrónico de Amazon en su librería online y cargarlo en su Kindle, funciona porque el Kindle en cuestión tiene la correspondiente llave para desbloquear el archivo. Si en un año deciden comprar un Barnes and Noble Nook en lugar de un Kindle, sus viejos libros no se transferirán, ya que Amazon no ha dado (y por razones de negocios, casi seguro que no dará) sus llaves a Barnes and Noble. Imagínese que compra un DVD que funciona en su reproductor actual; entonces su reproductor se rompe, usted compra uno nuevo, y su DVD no se reproduce en él.

De un punto de vista de comportamiento, el DRM evita uno de los hábitos más comunes de los lectores: el de préstamo del libro. Así, si compra un libro en la tienda de Amazon para su Kindle, no podrá dar el archivo a un amigo para que lo lea porque la clave del archivo está enlazada a su cuenta de Amazon. Este es uno de los problemas centrales que conlleva el traslado de los archivos multimedia a un formato exclusivo digital. La ventaja de un formato físico, incluso uno que contiene información digital (como un DVD), es que para que se produzca la «descodificación», hay que distribuir las claves de forma tan amplia que cualquier persona con capacidad de acceso al contenido (cualquier persona con un reproductor de DVD) pueda desbloquearlo. Todo reproductor de DVD tiene una «llave» para el DRM no sólo en los discos que se compran, sino en cualquier DVD que se vende. La difusión digital que separa el contenido de la forma permite a los productores crear claves diferentes para cada persona que casualmente compra una copia del contenido, lo que limita el uso del contenido en formas que deberían hacer que las bibliotecas y los bibliotecarios se sientan incómodos.

Este sistema y situación ya se ha probado en el ámbito de la música digital. Los DRM fueron un fracaso en la prevención de la piratería y el resultado, después de casi una década de un sistema en el que la música estaba protegida por reproductores específicos en caso de que se comprara para ese reproductor, fue que todos los principales vendedores de música en línea venden ahora música sin DRM. La mayor parte de estos minoristas son iTunes y la tienda de MP3 de Amazon, pero hay docenas de minoristas más pequeños, todos los cuales venden ahora música de forma digital sin ninguna protección.

Por así decirlo, la DRM trata a los clientes de pago como si fueran personas criminales. Impide que los clientes legítimos hagan lo que deseen con sus contenidos, sin hacer absolutamente nada a las personas que han comprado los mismos contenidos de forma ilegal. La industria musical finalmente se dio cuenta de esto, y creo que los editores de libros harán lo mismo. Confío en que no pase otra década para que esto suceda esta vez.

Una vez dicho esto, el DRM es algo a lo que las bibliotecas deben prestar atención en este momento. Es muy probable que si usted espera adquirir copias digitales de los best-sellers y hacerlos circular en un lector electrónico, es muy probable que si usted cambia de plataforma de lectura en un futuro próximo, no pueda llevarse sus libros consigo. Esto no significa que no haya soluciones que mitiguen la dificultad como puede ser el formato html o epub, algunas de las cuales cubriré más adelante en discusiones sobre los lectores específicos. Sin embargo, es muy importante para el desarrollo de la colección y para el gasto responsable que usted sepa exactamente lo que está obteniendo cuando compra una copia electrónica de una obra.

Los formatos comunes del Ebook

Formato de documento portátil (PDF)

Actualmente, el formato de libro electrónico más común para la auto-publicación es el Formato de Documento Portátil, o el PDF. De hecho, se utiliza tan ampliamente que, aunque no hay estándares oficiales para los libros electrónicos, es prácticamente el estándar de facto en Internet.

La ventaja del formato PDF es que puede ser leído en todas las plataformas: existen visores de PDF gratuitos para Windows, Macintosh, Linux, Unix (varios), ordenadores de mano, etc. Aunque para algunos sistemas es necesario bajar estos visores por separado, los archivos PDF están tan ampliamente difundidos y utilizados hoy en día que muchas personas ya los tienen en sus sistemas. Generalmente, muchos programas informáticos de venta al público se venden con el lector preinstalado.

Debido a que los archivos PDF son multiplataforma, no sólo los usuarios de cualquier tipo de computadora pueden leer su libro, sino que también pueden leerlo en sus dispositivos de mano (por ejemplo, PDA, tabletas, teléfonos inteligentes) cuando viajan, etc., lo que le da un punto de venta adicional para su libro. Los ebooks en este formato trabajan casi como un libro real – son portátiles.

El conocimiento del PDF es otra ventaja de este formato. Los visitantes que vean que el libro es un archivo PDF no se inmutarán (mucho) al descargarlo y leerlo. En realidad, en varios sitios comerciales de empresa a empresa, muchos documentos y libros blancos sólo están disponibles en PDF.

Existen muchos convertidores y editores de PDF gratuitos disponibles. Además, los procesadores de texto más modernos, incluyendo Microsoft Word, también tienen la capacidad de guardar un archivo en el formato PDF.

Publicación electrónica (EPUB)

También se utiliza a veces el formato EPUB para los ebooks. Es soportado por varios dispositivos de libros electrónicos, incluyendo el iPhone, iPad, Nook, Sony Reader, etc. (aunque no el Kindle, a la fecha de este escrito). Lamentablemente, si su público objetivo utiliza principalmente ordenadores de sobremesa, puede que tampoco sea la opción ideal, ya que tendrán que instalar software adicional sólo para leerlo.

La creación de uno de ellos requiere un editor o procesador de texto que pueda guardar en el formato EPUB.

Formato HTML sin procesar

No hay necesidad de utilizar el formato HTML. Se puede leer por cualquier persona con un navegador web. La mayor desventaja de este método es que si usted requiere más de un archivo para su libro, algunos lectores pueden quedar confundidos y no saber con qué archivo empezar.

A fin de crear archivos en tal formato, simplemente utilice cualquier software que utilice actualmente para crear su sitio web, ya sea software libre como BlueGriffon o Expression Web, o editores comerciales como Dreamweaver. Por supuesto, si hay varias páginas, probablemente necesitarás distribuir tu ebook en algún tipo de formato de archivo, como en un archivo zip, y dar instrucciones a tus lectores sobre cómo pueden descomprimir el archivo, y sobre qué archivo hacer clic para empezar a leer.

Archivo ejecutable de Windows

Otra posibilidad de formato a utilizar es el archivo ejecutable de Windows (archivo EXE). Para usar este formato, necesitarás un «compilador» de ebook que convierta tu documento en un programa de Windows. Una vez que el lector ejecute el archivo, un visor integrado mostrará el libro para que lo pueda leer.

Por supuesto, este formato tiene un par de desventajas importantes. Primeramente, con la proliferación de virus y adware en Internet, muchos visitantes sospechan que tienen que ejecutar un archivo ejecutable sólo para leer un documento. Colocar su libro en este formato puede desanimar a estas personas. En segundo lugar, su audiencia está restringida a los usuarios de Windows.

Anteriormente, este formato tenía la ventaja de que no era preciso decir a los visitantes que se descargaran un visor especializado para leer el archivo. Simplemente pueden hacer doble clic en el archivo. Hoy en día, creo que esta ventaja se ve más que compensada por sus desventajas y el hecho de que otros formatos como el PDF también pueden ser leídos por la mayoría de la gente simplemente haciendo doble clic en el archivo, ya que ya tienen el visor en sus sistemas.

Seguramente la única ventaja que le queda a este formato es si quiere establecer algún tipo de restricción o protección para sus libros electrónicos, lo que se conoce como «DRM». Por ejemplo, si usted está vendiendo ebooks, y no se fía de sus compradores para no distribuirlos a otros, algunos compiladores de ebooks proporcionan características como la inclusión de un número de serie en cada ebook y páginas de protección con contraseña. Observe que aunque menciono esto como «ventaja», puede volverse contra usted ya que a los usuarios no les gustan las protecciones DRM, y ellos tienden a causar su propia cuota de problemas de la compatibilidad del sistema.

Yo personalmente no recomiendo este método, por las razones mencionadas más arriba.

Formatos propietarios

Hay muchos otros formatos propietarios de libros electrónicos, como los que se obtiene si se publica a través de terceros. Sin embargo, dado que este artículo trata de la libre publicación, no me ocuparé de ellos.

Con esto culminamos el artículo esperando que lo hallas disfrutado y al mismo entendido cómo funciona un libro electrónico , siendo este ya un standard al momento de compartir información que en este caso serían los libros .

Pero si aún tienes dudas , recuerda que hay más contenido que puedes surfear y libros con temas interesantes que conseguir.

Saludos.